La verdadera historia del hombre que siempre viste mientras comías pollo frito: el Coronel Sanders

hisdran

NOKIA 8260
2306
A diferencia de los iconos corporativos de muchas de las compañías de comidas que dominan el planeta, la mayoría ficticios, la historia del hombre que se encuentra detrás de los cubos del pollo frito más famoso, no solo es real, sino digna de ser contada por la magnitud del personaje.

El 9 de septiembre de 1890 nacía el pequeño Harland Sanders en la comunidad agrícola de Henryville, Indiana. A los cinco años, su padre, carnicero del pueblo, cayó fulminado y murió de camino a casa. A Harland lo crió desde entonces su madre Margaret, una mujer cristiana muy estricta que advertía constantemente a sus hijos sobre los males del alcohol, el tabaco y los juegos de azar.

Unos años después, cuando Sanders cumplió 12 años, Margaret se volvió a casar con un hombre que expresaba su resentimiento por la existencia de los niños abofeteando diariamente a Harland y sus hermanas. Un año después, al cumplir los 13, colocó sus pocas pertenencias en una caja y se escabulló una noche por la puerta trasera. Jamás regresaría.

En el año 1906, el ahora adolescente Harland Sanders había encontrado trabajo como conductor de tranvías en New Albany, Indiana, cuando dos hombres entablaron una conversación con él sobre los problemas que estaban teniendo lugar en Cuba. Aquellos tipos eran reclutadores del Ejército, y cuando terminaron su discurso ya habían convencido al joven Sanders de que efectivamente el Ejército era el lugar para él.

GIZMODO
 
Arriba